lunes, 12 de diciembre de 2016

La solidaridad cristiana

Me he quedado sorprendida e indignada al leer un articulo que he recibido por internet publicado en Diario 16 virtual donde se habla de que la caridad impartida por las ONGs que pertenecen a la Iglesia es enemiga de la solidaridad. Aún me sorprende e indigna más la falta de argumentación objetiva y cercana a la realidad que  se respira al leer este artículo donde se expone abiertamente que  la Iglesia y sus Fundaciones Católicas han fortalecido el negocio de la pobreza y servicios sociales. Me parece de un cinismo atroz que, desde el mas absoluto desconocimiento sobre el terreno y apoyándose en  datos estadisticos - donde efectivamente se puede afirmar que la inmensa mayoria de los niños tutelados, personas ancianas, albergues sin techo, comedores sociales, atención a personas con problemas de drogas y alcohol, trata de mujeres, y un sinfín de problemáticas sociales son atendidas por organizaciones religiosas católicas- se denigre el trabajo realizado. Yo no veo nada de incoherente en que estas organizaciones siguiendo los valores cristianos se centren en ayudar a este colectivo de personas. Donde se cargan las tintas es que estas organizaciones reciben subvenciones del Estado. Parece que se nos olvida precisamente que  los proyectos de estas organizaciones tienen como fin llegar a colectivos de personas donde el sistema falla, donde el estado incumple sus obligaciones de cubrir sus necesidades y dar protección, donde se vulneran los derechos humanos. Las tintas hay que cargarlas contra un sistema que falla, que mira para otro lado ante los más desfavorecidos, los excluidos y no contra las personas e instituciones -independientemente de su credo e ideología- que las acogen y ayudan. Personalmente me he recorrido este mes un buen puñado se asociaciones y ONGs de la provincia de Cádiz para ver que se está haciendo para ayudar a personas migrantes y refugiados. Me ha sorprendido aue la inmensa mayoria de las instituciones de ayuda son religiosas, me he alegrado ver el buen funcionamiento de las mismas, su nivel de preparación, la forma de tratar a estas personas tan humana y con tanta dignidad. He visitado el Proyecto Alma en Algeciras donde se trabaja con mujeres migrantes sometidas a trata; he estado en el Centro de Trastornos Graves de Conducta de Proyecto Hombre en Jerez de la Frontera, en hablado con el psicologo de ACEM, recorrido las instalaciones de la Fundación Tierra de Todos en Cádiz. Todas me han abierto sus puertas y con ellas he respirado autentica solidaridad. Quizás sea esta la razón de que el Estado las subvencione, simplemente lo hacen bien y no hay otras que lo hagan mejor. Es dificil que en los tiempos que corren, encontremos personas con tantan vocación, humanidad y capacidad de entrega, donde el horario no sea un problema para quedarse más tiempo. Quizás sea hora de que dejemos tanta palabrería y nos  demos un paseo para conocer de verdad a las personas que se dejan su vida ayudando a los demás. En el artículo se respira odio, rencor, cierta dosis de maldad ¿hasta cuándo vamos a seguir con esta diatriba de buenos y malos? ¿Cuando nos daremos cuenta de que todos somos buenos y malos y que solo nuestras acciones pueden hablar de si lo hemos hecho bien o mal?. No se trata de justificar a la Iglesia, a la religión, se trata de reconocer cuándo las cosas se hacen bien y desde mi humilde perspectiva, las asociaciones que he tenido el placer de conocer no solo lo hacen bien, lo hacen múy bien.  El Estado ha de tomar buena nota para asumir y hacer suyo el trabajo que desempeñan pero hasta que eso no sea una realidad, me temo que no tenemos más remedio que acogernos a las instituciones y ONGs locales, que son, pese a quien le pese, de la Iglesia en muchisimos casos. 



domingo, 27 de noviembre de 2016

Menores infractores: Rebeldía adolescente frente a un sistema

Este año , gracias a las salidas de campo que he realizado con mis alumnos de Enfermeria, me he acercado a la realidad que viven los menores infractores ingresados en centros en régimen cerrado o semiabierto. En algunos centros se ubican los que se les consideran que padecen trastornos graves de conducta,y que a tenor de ello han cometido un delito; en otros simplemente han cometido una infracción sin atribuírseles patología en su conducta. Pero todos o casi todos tienen algo en común: han sido sometidos a maltratos de pequeños bien por negligencia, bien por violencia directa ya sea fisica o psicológica, bien por hiperprotección. Son muchos los que han vivido en hogares donde impera la violencia de género, pero pocos los que han sido tratados adecuadamente por el sufrimiento que han padecido. Estamos ante lo que yo llamo el fracaso de un sistema donde el menor no tiene cabida. Los adolescentes hacen continuas llamada de atencion, con lo que pueden, sus conductas. Nosotros les respondemos con lo que podemos: encerrarlos. La falta de comunicacion entre los diferentes colectivos implicados es tremenda, cada uno va por su lado, cada centro donde estan los menores impone una filosofía, a veces diferente, sobre como tratarlos. Hacen lo que pueden con lo que tienen pero eso no es . Pienso que a la infancia y la adolescencia , a los menores en general, hay que considerarlos como ciudadanos con identidad propia, independientes de la familia y medio social en el que se integren. Son personas con sus particularidades, sus derechos y sus deberes. No son ciudadanos de segundo nivel que forman parte de un contexto familiar sometidos a los derechos de sus padres. Si estos fallan en su labor de protegerlos prima el interés del niño por encima del bienestar de los padres. Si, ya se, que el bienestar de los padres influye en el del niño pero éste no puede ni debe ser utilizado para que los padres se equilibren. Me dicen los profesionales que trabajan en protección que la linea es intentar que la familia se reconstruya para que el niño pueda volver a ella y para ello dan acogimientos temporales de nueve meses. ¿De verdad piensan que en nueve meses se puede reconstruir una familia? Me hablan de la enorme capacidad de resiliencia que tienen los niños para afrontar situaciones difíciles ¿por que no desarrollan los padres esta capacidad y dejan a sus niños que sean felices en hogares donde puedan serlo?. Creo que ya está bien de utilizar medidas a corto plazo, que no contemplen al niño como un ser independiente y susceptibles de derechos propios. Si esto es asi, me atreveria a pensar que al marido maltratador se le debe dar un permiso temporal de nueve meses para volver a intentar que la familia se reconstruya, al cabo de los cuales pueda volver a ella. ¿Por qué en el caso de violencia de genero se contempla el separar al marido de la mujer y con los menores no?. Es más, en estos casos la mujer esta protegida, el niño, si hay custodia compartida vuelve al seno del maltrato. Cuando son adolescentes sus padres los denuncian por ser ellos los mlatratados y los encierran. Triste paradoja de la vida, cuando son capaces de defenderse ,como pueden y han aprendido, usando la violencia los encerramos. ¿No es acaso una locura?

jueves, 24 de noviembre de 2016

El mejor regalo

Hoy me he levantado muy temprano, he sentido el impulso de salir a la calle y hacer un poco de gimnasia sensorial y dar rienda suelta a mis sentidos. He de reconocer que ha sido una experiencia maravillosa, tan asequible y barata que no se cómo no se me ha ocurrido hacerlo antes. Es posible que las preocupaciones reales o imaginarias me hayan tenido secuestrada, sin siquiera saberlo, apartándome de la maravillosa experiencia de ver, sentir y oler. Durante mi paseo he podido ver y pisar el otoño, no me había fijado en ese árbol situado en la esquina de mi casa, mudo testigo de mi inconsciencia diaria; al pasar me ha sorprendido verlo,sacudiéndose de las gotas de lluvia que se habían posado durante la noche en sus hojas doradas. Entonces me di cuenta de lo que me había estado perdiendo, pensé en lo ciegos que estamos los que vemos, lo sordos los que oímos y cómo, en su intimidad, han de reírse de nosotros aquellas personas a las que llamamos ciegas y sordas. Me sorprendió el sonido de los  pájaros que, contentos saludaban el nuevo día, !!cuanto hemos de aprender de ellos al levantarnos, malhumorados todos los dias!!. La vida es un regalo, es el mejor regalo y sin embargo no sabemos apreciarlo. Ahora que todo el mundo anda envuelto en la insatisfacción que generan las compras navideñas y su Black Friday,  es momento de parar y asomarse al balcón para apreciar que lo mejor de todo es que estamos vivos, sólo si somos capaces de darnos cuenta de ello.

domingo, 17 de enero de 2016

La despedida

En el hospital, acompañando a mi madre enferma, en la que el peso de la edad pugna con fuerza fente a la voluntad de no morirse, la veo, como si fuera otra persona, no siento que sea mi madre, parece una extraña, se ha hundido en su mundo, que debe ser un mundo inhóspito y hostil por la mirada perdida y ausente que tiene. Dios sabe qué pensamientos inundan la penumbra de su muerte. Ella siempre ha vivido desconectada de todos y de todo; aislada hacia las tareas del hogar sin contar con nadie, siempre en silencio. A veces tenía la inpresión de que no me veía, de que le sobraba, de que deseaba que me fuera de la casa para dejarla a ella en su territorio. Incluso ahora que estoy en el hospital, me siento una intrusa. No la acompaño, ella está en su cama y yo en el sillón, somos dos extrañas que ha unido el azar con lazos de sangre y ahora les toca despedirse, con ese adiós dicho hace mucho tiempo que se hace realidad ahora. Ese adiós que se dicen los conpañeros a las personas que se jubilan. Ha de ser así, no hay otra forma, solo me mueve el deseo de no repetir este patrón   con mis hijos. Es triste, muy triste, que 
de la pérdida de un ser querido te quede el vacío, imposible de llenar porque apenas ha habido momentos vividos y  compartidos con autenticidad. Adios mamá, te quiero mucho y te querré siempres allá donde estés, donde siempre hayas estado!!


Puertas cerradas a la tristeza

Con mucho sigilo estoy rozando, tocando casi e incluso oliendo a la tristeza, !ya asoma un poco la cabecita y casi la veo!. Cuánto tiempo te he tenido oculta, aplastada, sepultada, sin querer verte!! Cuando presentía tu presencia, huia, corría, te esquivaba.Cuánto tiempo hemos estado juntas pero sin  sentir nuestra presencia, hemos vivido en conoartimnetos estancos. Al ir derribando los muros y las paredes nos hemos encontrado. De momento sólo podemos mirarnos,sin apenas tocarnos, como dos amantes que han estado mucho tiempo sin hablarse, evitándose el uno . Así estamos nosotras tristeza, has guiado mi vida y mi voluntad sin apenas saberlo, te has entrometido en mis asuntos  y al fin me doy cuenta que he de aceptar tu presencia, he de habituarme a ti , escucharte sin tapujos, sin artificios, con amabilidad.. Así pues  bienvenida a mi vida querida tristeza, necesitaba sentirte para llenar esos huecos que han dejado mis seres queridos, de lágrimas no derramadas y recuerdos vividos. Cuanto te necesitaba!!! Qué vacía ha sido mi vida llena de control, rigidez y puertas cerradas!!!